Papá Noel, alrededor del mundo

Nicolás se gana su fama de repartidor de regalos al ayudar a tres niñas con su dote. Se cuenta que todo esto fue hecho en secreto por el sacerdote, quien entraba por una ventana y ponía la bolsa de oro dentro de los calcetines de las niñas, que colgaban sobre la chimenea para secarlos.

Libros para Navidad

“Un día antes de Navidad llegó un camión. Dejó una caja en el porche. En la caja había una tarjeta que decía: “Feliz Navidad a Catalina de parte del tío Dingo”. -Espero que esté llena de dulces- dijo Catalina. Encima de la caja había una pequeña ventana. Catalina echó un vistazo. Algo marrón y peludo se movía en su interior. -Es demasiado grande para ser un gatito- dijo Catalina. ¡RIS, RAS! Fuese lo que fuese, quería salir. Papá metió la caja en casa y la abrió. ¡BOING! ¡BOING! De dentro salió saltando un canguro. ¡BOING! ¡BOING!”