Calabazas para Halloween

Aunque en la leyenda se habla de un nabo (los pueblos de origen céltico, como era la tradición ahuecaban nabos y ponían carbón en ellos para iluminar el camino de regreso al mundo de los vivos a sus difuntos más queridos y se protegían de los malos espíritus), cuando los irlandeses llegaron a América, conocieron las calabazas y se dieron cuenta de que estas eran mucho más grandes y fáciles de ahuecar que los nabos, desde entonces todo el mundo lo conoce como Jack-o-lantern.